La transformación digital afecta tanto a empresas y particulares como al entorno donde conviven, Smart Cities, que deben ser capaces de gestionar multitud de datos que deben ser protegidos.

Con una población mundial de 9.000 millones de habitantes en 2050 de los cuales el 75% vivirán en estas Smart Cities o ciudades 4.0 será necesaria una gestión inteligente que maneje gran cantidad de datos (big data) para gestionar el transporte público, recursos energéticos, hídricos, espacios públicos, etc.

En este aspecto, España puede por su posición estratégica liderar la conexión entre Europa con Norte de África y América.